Consecuencias Jurídico-Económicas del COVID-19 en México

El COVID-19 ha traído serie de efectos y consecuencias jurídicas, que afectan a diversas áreas del Derecho no nada más en México si no de manera mundial. La generación de la aplicación de una cuarentena provocada por una alarma sanitaria ha generado un gran impacto en todo el sector empresarial, en los estados y también en los particulares.

El año 2020 quedará marcado por una crisis económica debido a la pandemia por el coronavirus COVID-19, ya que todas las empresas (mico, pequeñas, medianas y grandes) así como los particulares ya hasta aquellas personas que se encuentran en el sector informal han visto alteradas sus actividades económicas.

A medida que el COVID-19 se fue esparciendo por los países, los gobiernos fueron tomando medidas para hacerle frente a la crisis, generándose un impacto en la economía e implicaciones legales para las organizaciones ya sean públicas o privadas.

Los temas de procesos legales, cumplimientos normativos, contractuales, entre muchos otros aspectos legales se han visto afectados y deberán ser tomados en consideración:

En los procesos legales (juicios) tanto la Suprema Corte de Justicia de la Nación, el Poder Judicial de la Federación, así como los Podres Judiciales de cada estado del país han determinado la suspensión de labores y en consecuencia la suspensión de plazos procesales, exceptuando los órganos jurisdiccionales en materia penal, por lo que hay que estar atentos a los informes y acuerdos para las reaperturas de labores y plazos procesales en cada uno de los estados.

Por lo que se refiere a temas de cumplimientos normativos, es primordial determinar las obligaciones de cumplimiento a corto, mediano y largo plazo y la autoridad con la que se debe de realizar, ya sea autoridades locales, estatales y/o federales, que podrían verse en la necesidad una suspensión de labores debido a la pandemia, y determinar una estrategia que reduzca algún posible incumplimiento; de esta manera también se estarían creando elementos para comprobar  que se tomaron medidas para continuar en cumplimiento de sus obligaciones.

Los temas contractuales deberán ser revisados y determinar aquellas implicaciones ante un posible incumplimiento y tratar de renegociarlos para que los participantes salgan lo menos perjudicados posible, aquellos contratos que contengan una cláusula de fuerza mayor deberán determinar y cumplir con el proceso generalmente de avisos para que estos no conlleven a alguna penalidad.

Algo determinante será robustecer las relaciones con clientes y proveedores para que ambas partes puedan consolidar sus relaciones ante esta pandemia.

Lic. Javier Estrada

Gloria Ponce de León & Hernández

Share this post