Control de la Empresa: ¿Qué es y cómo se define?

El Control de la Empresa, como muchos otros órganos de las organizaciones, funciona de manera independiente y sirve principalmente para confirmar que todos los procesos internos se estén llevando a cabo de conformidad con lo establecido previamente. Este, además es el encargado de informar y señalar las malas ejecuciones y planeaciones a fin de corregir cada uno de los procesos internos en una empresa.

Hay muchas razones distintas para implementar esto, sin embargo, entre las que resaltaría en este caso serían i. identificar y corregir errores, ii. Identificar y adecuarse a cambios, iii. Disolver amenazas y iv. Tomar oportunidades nuevas que se presenten.

En cada una de las anteriores destaca que el común denominador en estas es que son planeaciones y movimientos que se realizan sin importar el giro de la empresa, que no dependen en absolutamente nada con la operación, pero que desde el ámbito administrativo potencializa cada una de las áreas para obtener mejores y más eficientes resultados en cada departamento que contenga la empresa.

El control de la empresa tiene, entre muchas otras responsabilidades, la importancia suficiente para generar un valor extra al producto y/o servicios que se brinden, principalmente si esto ayuda a intervenir de manera mas rápida y eficaz cada una de las etapas internas en las que se apoya el producto final antes de salir al consumidor.

Además de lo anterior, este necesita ser oportuno debido a que de nada sirve detectar errores o fallas si al paso del tiempo no se corrigen los detalles, o bien si estos no son detectados a tiempo y se mantienen las mismas bases. Aquí la importancia de mantener controles inmediatos, donde el equipo empleado para estas funciones vaya en posibilidad y preparación con los fines que se esperan en cada área a intervenir. Lo anterior te va a ayudar a cuidar los objetivos finales, si tomas en cuenta que el control de la empresa no es el resultado final si no un conducto por el cual vas a llegar más rápido, ser más eficiente y vas a tener myor calidad en tus productos/servicios que llegan al consumidor final.

Por último, a manera de un paso final en el proceso de control de una empresa se encuentra la medida correctiva que se tiene que aplicar, esto refiere a que no existe una situación en donde se pueda detectar la debilidad/error a tiempo y que el proceso de control esté terminado, todos estos esfuerzos y tareas no aportarán el valor extra sin una medida correctiva de manera inmediata. Así mismo esto también ayudará a prevenir en eventos próximos.

El conjunto de lo mencionado a lo largo de este artículo corresponde las medidas básicas, pero suficientes, para llevar a cabo un control de la empresa, empezando desde las razones por las cuales es importante la implementación, hasta la etapa final o de cierre que corresponde a la corrección y/o modificación de los lados débiles detectados.

Lic. Antonio Quiroga Trápala

Gloria Ponce de León & Hernández

Share this post