El futuro de la Abogacía

Junto a miles de industrias, ya sean dedicadas a ofrecer un producto o bien un servicio, la abogacía empieza a sufrir un cambio que va a poner a prueba a todos aquellos que dedican su vida a ofrecer servicios jurídicos de especialización.

En el tiempo que llevamos viviendo una nueva normalidad el sector jurídico ha dado grandes brincos y modificaciones en su manera de operar. Empezamos a ver cada día menos citas personales que se han modificado por llamadas telefónicas y/o videollamdas, grandes oficinas que han reducido su espacio físico a uno virtual y a grandes firmas ofrecer un servicio de especialización distinto al que se acostumbraba.

Si bien el Derecho es una ciencia muy amplia que contiene decenas de ramas diferentes, es cierto que había unas cuantas privilegiadas que era el pan de cada día para muchos abogados y ahora, con toda esta transformación que estamos viviendo, empiezan a florecer más y más especializaciones que se han catapultado como grandes promesas para un negocio jurídico en cualquier firma jurídica. Hay muchas que eran y seguirán siendo muy recurridas por la simple naturaleza de las personas, pero dados los cambios que vivimos no solo los despachos, si no que la gran mayoría de los negocios de servicios de especialización mudarán sus servicios para ofrecerlos de manera virtual en un movimiento nuevo que ahora también existirá tal mercado para estas empresas.

El gran truco para todas estas empresas de prestación de servicios profesionales no va a ser el darse a conocer, para ello existen grandes herramientas como cursos, pláticas abiertas, etc., si no que encontrar la manera de monetizar esta nueva herramienta de promoción que te dan las aplicaciones y redes sociales.

Existirán ramas, como se mencionó anteriormente, que su popularidad era poca y que en estos momentos sin duda explotarán y será trabajo de cada abogado actualizarse en temas de interés social y avanzar, junto con la ciencia en general, a fin de no quedarse rezagado en información y conocimiento.

El comercio electrónico ya nos alcanzó, una modalidad donde no todos se sienten cómodos, pero necesaria para la subsistencia del negocio que se trate, el comprar y/o vender un servicio de manera virtual va a ser, sin lugar a dudas, algo a lo que más temprano que tarde vamos todos a recurrir. En la abogacía no va a ser diferente, estamos obligados a cambiar la manera de operar, de atraer clientes y de no solo darnos a conocer, si no también a monetizar la promoción que cada quien le dé al servicio.

Licenciado Antonio Quiroga

Gloria Ponce de León & Hernández

Share this post