Firma Electrónica en tiempos de COVID: mitos y realidades

Sin duda alguna la Pandemia COVID-19 que actualmente vivimos ha cambiado la forma de interacción entre los seres humanos, si bien es cierto, anteriormente ya existían los contratos electrónicos, la firma electrónica para su uso en Instituciones de Gobierno y Tribunales de Justicia Federales y Locales, los NIPS en tarjetas bancarias, la llegada del virus aceleró y obligó a los usuarios al uso de los mismos de manera que sin duda alguna, será permanente.

Sin embargo, la llamada infodemia, ocasiona muchas veces confusiones con temas de relevancia como este, por ello, te presentamos los principales mitos y realidades sobre la firma electrónica:

Mito: La firma de contratos no tienen validez jurídica.

Realidad: Tiene la misma validez que la firma autógrafa y se encuentra legislada desde hace ya un tiempo a nivel Federal y algunas legislaciones Locales, sin embargo, con la llegada de la Pandemia su uso se extendió de manera casi obligatoria en algunos ámbitos locales.

Mito: La firma electrónica reemplaza a la firma autógrafa

Realidad: No, ambas seguirán siendo válidas, sin embargo, con el tiempo y derivado de la Pandemia será una prioridad el uso de la firma electrónica.

Mito: Solo tiene validez en un contexto comercial

Realidad: No, también se puede utilizar de manera administrativa o en cualquier otro tipo de actividades. Como demandas, escritos antes Jueces locales, en general actos judiciales dependiendo del Estado de la República en que te encuentres.

Mito: Debo tener tecnología avanzada para su uso.

Realidad: No, incluso el NIP de tu tarjeta de crédito/débito es una firma digital.

Mito: Es necesario acudir a ratificar que si es mi firma

Realidad: Se válida tu identidad con medios electrónicos, información de tu INE, incluso hasta con el número de tu celular.

Mito: Si me doy de alta con la firma del SAT en el Tribunal de la Ciudad de México, ahora el SAT sabrá hasta que juicios promuevo

Realidad: No, son firmas con usos diferentes.

Mito: Mis datos personales y mis actos jurídicos están vulnerables porque alguien más puede firmar a mi nombre.

Realidad: Como ya se comentó antes de la Pandemia y en la actualidad, se cuentan con tecnologías avanzadas de protección de datos, que permiten que tu información ligada a tu firma, sea utilizada específicamente por ti, incluso, se cuenta con tecnología que comprueba de manera constante quien es la persona que esta firmando.

En conclusión, el COVID aceleró la modernización de la firma de los contratos y demás actos jurídicos importantes, incluso por tu salud al evitar el contacto con el papel, aglomeraciones entre otras cuestiones que implica la firma física de cualquier documento o, la presentación de éste, cualquier duda que tengas al respecto, acércate a nosotros.

Licenciada Carolina Áviles

Gloria Ponce de León & Hernández

Share this post