Retos previsibles para el Sector Legal en la “Nueva Normalidad”

Actualmente nos encontramos como sociedad ante una situación de adversidad, que nos obliga a encontrar soluciones alternas (y muchas veces creativas) para cumplir con nuestro día a día.

Para el sector legal no es diferente, y lejos de ser un problema, nos encontramos ante una oportunidad de innovar y eficientar la abogacía.

Uno de los retos a los que se enfrentará el sector legal es el Teletrabajo, ya que, algunos despachos profesionales podrían no garantizar la distancia mínima requerida, por el tamaño de los locales o se verán obligados a reorganizar los horarios de sus trabajadores. Por todo ello, el teletrabajo, seguirá siendo la mejor opción incluso cuando hayan finalizado las fases de desescalada, pues la mejor manera de ofrecer flexibilidad que los abogados necesitan en esta situación, a la vez que garantizan todas las medidas de higiene y distancia social.

Además, la adopción de tecnología para mantener el despacho será permanente y no una medida temporal, toda vez que la mayoría ha optado por adquirir softwares de gestión de los clientes, expedientes, gestores, documentos y otras herramientas que permitan mantener reuniones por videollamada o atender consultas de manera online. Por lo que, es necesario mantener la operación remota y buscar soluciones tecnológicas que solventen las necesidades del mercado, pero sobre todo, lograr una familiarización completa con las herramientas a utilizar para aprovechar completamente su potencial.

El distanciamiento social al que se verá inmersa toda la sociedad por el miedo latente de regresar a una “Nueva Normalidad”, afectará  la atención al cliente de los despachos. Por lo que el trato cercano y personalizado tenderá a ofrecerse a través de canales de comunicación online, teniendo en consideración tanto el uso correcto del correo electrónico y videollamadas, así como, la gestión de redes sociales, páginas web y canales de contacto directo con el despacho que permitan la visibilidad del mismo negocio.

Asimismo, en los próximos meses habrá un incremento de asuntos en los órganos judiciales, tanto por la suspensión de actividades de los mismos, como por los asuntos derivados de la contingencia sanitaria. Por esta razón, la potencialización de áreas como derecho laboral, mercantil, familiar o corporativo serán materia de formación diaria para el abogado contemporáneo.

Ante el escenario imprevisible, la cautela y la capacidad de adaptación son herramientas infalibles para continuar con las operaciones en el sector. Los negocios que reaccionen antes y brinden soluciones a la problemática actual, tendrán una ventaja competitiva sobre aquellos que no lo hagan.

En este sentido, el teletrabajo, la digitalización del sector jurídico y la actualización de conocimientos son los principales desafíos que deberá afrontar la abogacía para garantizar la estabilidad social, evitar el colapso del sistema y adaptarse a los nuevos escenarios.

Lic. Génesis Moyeda Salazar

Gloria Ponce de León & Hernández

Share this post